Hace más de 5 años hacíamos referencia en este blog al concepto “filtro de burbuja” (filter bubble en inglés) a propósito de una charla de su creador, Eli Parisier, en un evento TED .
Resumiendo: “filtro burbuja” es el término utilizado para explicar que grandes empresas como Google, Facebook o medios de comunicación online, filtran los resultados de búsqueda para cada usuario, es decir, los personalizan en función de múltiples variables: ubicación, historial de búsquedas, opciones personalizables de nuestro perfil, intereses, etc…

Este hecho, que en principio puede percibirse como una ventaja y servicio, “me ofrecen lo que más me interesa leer”, lleva aparejados innumerables peligros: podemos convertir internet en una burbuja cómoda en la que solamente accederemos a noticias que responden a nuestra forma de pensar, debatiremos en las redes sociales con personas que piensan como nosotras, o lo que es más preocupante, al no conocer con exactitud qué filtros se están aplicando, podremos ser sujetos cada vez más fácilmente manipulables por mensajes publicitarios, políticos o de cualquier índole que interese en el momento.
Pero además, existen otros muchos riesgos que, según algunas voces, amenazan incluso el concepto de democracia. Yo al menos añadiría que también ponen en peligro el acceso a una información libre e imparcial. Hace unos días, la periodista Carole Cadwalladr, citaba un ejemplo paradigmático en su artículo en The Guardian con el título “Google, la democracia y la verdad en las búsquedas de internet“. Las sugerencias de búsqueda y los resultados de la misma en Google sobre términos como “las mujeres son” o “¿murieron seis millones de personas judías?” son escalofriantes.

En el reportaje “Cómo la tecnología altera la verdad” de Katharine Viner, directora de “The Guardian”, se muestran también algunos ejemplos muy gráficos de cómo el fenómeno del “filtro de burbuja” nos puede llegar a aislar en un mundo virtual autocomplaciente. El día después del referéndum en Reino Unido sobre su permanencia en la Unión Europea, Tom Steinberg, británico activista de internet y fundador de mySociety, publicó el siguiente post en Facebook:

“Estoy buscando activamente en Facebook gente que celebre la victoria del Brexit, pero la burbuja de filtro es TAN fuerte y se extiende TANTO en cosas como la búsqueda personalizada que no puedo encontrar a nadie que esté contento a pesar de que medio país está claramente eufórico hoy y a pesar de que estoy intentando activamente oír lo que dicen.
El problema de esta cámara de eco es ahora TAN grave y TAN crónico que solo puedo implorar a mis amigos que tengo trabajando en Facebook y en otras grandes redes sociales y en tecnología que urgentemente digan a sus jefes que no actuar ante este problema equivale a apoyar y financiar activamente el desgarre del tejido de nuestras sociedades. Estamos creando países en los que una mitad no sabe absolutamente nada de la otra mitad”.

Mapa espacial del ecosistema de noticias falsas de la derecha en Estados Unidos. Jonathan Albright, profesor asistente de comunicaciones de la Universidad de Elon, Carolina del Norte, rastreó 300 sitios de noticias falsas (las formas oscuras en este mapa) para revelar los hipervínculos de 1,3m que los conectan y vinculan al ecosistema de noticias principal. Aquí, Albright muestra que es un “enorme sistema de satélites de noticias de la derecha y propaganda que ha rodeado completamente al sistema de medios de comunicación”. Fotografía: Jonathan Albright

Llegado a este punto, podemos preguntarnos: ¿qué podemos hacer para evitar o minimizar el filtro de burbuja? Aquí van algunas ideas:

1. Elimina las cookies de tu navegador siempre que quieras realizar una búsqueda lo más imparcial posible.
2. Elimina el historial de búsquedas de tu navegador. La personalización está basada en tu historial de navegación. Una idea puede ser utilizar varios navegadores.
3. Utiliza las opciones personalizables de seguridad que te ofrece Facebook. Para informarte de ciertos temas de interés, ¿por qué no salirte de esta red social?
4. ¿Te acuerdas de la sindicación de contenidos o RSS? Mediante herramientas como Feedly o Netvibes puedes escoger seguir las actualizaciones de contenidos de muchas webs y blogs. Si realizas una variada selección, tendrás más posibilidades de evitar el filtro de burbuja.
5. Utiliza las opciones de navegación privada que ofrecen los navegadores.
6. También existen opciones de navegación anónima con herramientas como Tor o Anonymizer.
7. Saca el tema y debate con tus amistades sobre este tema. Es importante no desperdiciar la oportunidad que ofrece internet para conocer otras opiniones, puntos de vista y forma de ver las cosas y no acabar replicando las islas en las que nos movemos muchas veces en la vida offline.

Un pensamiento en “¿Sabías que el “filtro de burbuja” amenaza la democracia en internet?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *